sábado, 17 de noviembre de 2012

Artisti (Marcella) - Ernst Ludwig Kirchner








En junio de 1905 cuatro estudiantes de arquitectura, afincados en la ciudad alemana de Dresde fundan el grupo pictórico "Die Brucke" (El Puente). Se trata de Ernst Ludwig Kirchner, Erich Heckel, Fritz Bleyl y Karl Scmidt Rottluf, jovenes unidos por el amor al dibujo y a la pintura y que se convertirán en la vanguardia del expresionismo alemán. Son autodidactas, no han pasado por ninguna escuela clásica de pintura pero, ya llevan a sus espaldas años de entrega y aprendizaje en talleres de artes aplicadas y libres buscando ese contacto rápido, perceptivo, entre el modelo y el pintor. Su lema: "Dibujar libremente como el hombre libre en la libre naturaleza". En 1906 se añadirán al grupo los pintores Max Herman Pechstein y Emil Nolde y posteriormente en 1910, Otto Muller

Aunque ya desde sus comienzos El Puente es bien acogido por la crítica, será entre 1909 y 1910 cuando el grupo alcance su madurez creativa dentro de un trabajo casi febril que se desarrollará en el taller del número 80 de la Berliner Strasse, en el suburbio de Friedrichstadt, un estudio compartido por Kichner y Heckel y por el que también desfilarán el resto de los componentes. 

Por esas fechas, este destartalado estudio compuesto por tres habitaciones y decorado con telas de colores, artilugios exóticos y grabados eróticos , según comentaría el coleccionista de Hamburgo, Gustav Schiefler, a raiz de una visita realizada en 1910, servía también de morada para Kichner y su modelo y amante, Doris Grosse, una modista conocida familiarmente como "Coco" y que había sustituido a su primer amor, una bailarina de cabaret llamada "Line"

Por este estudio pasarán continuamente jóvenes muchachas que posaban desnudas para Kichner y para Heckel en sesiones cortas, a veces de tan solo quince minutos en las que se trataba de captar el instante, la expresión, un gesto, un movimiento, todo ello a base de pinceladas rápidas y coloristas. No eran modelos profesionales, sino amigas que prestaban su cuerpo y su espontaneidad y con las que los artistas jugaban y se divertían entre sesión y sesión volviendo después a retomar los pinceles frenéticamente. "Aquí pasábamos cada hora libre" escribiría Kichner en sus memorias. 

Una de las modelos que apareció en 1909 por aquel estudio de la Berliner Strasse fue una niña de unos nueve o diez años llamada Lina Franziska Fehrman, hija de una familia humilde y numerosa de aquel barrio obrero de Friedrichstadt y que rápidamente se convertiría en la musa de Kirchner y Heckel y a la que llamarían unas veces "Fränzi" y otras veces "Marcella", nombre este último que ha generado grandes dudas a los investigadores de la obra del grupo pues también se incorporó más tarde una modelo algo más mayor llamada Marcella

Fränzi fue retratada docenas de veces por ambos pintores en diferentes poses, muchas veces desnuda, en aquel estudio y también al aire libre, en Moritzburg, una bella localidad cercana a Dresde situada en plena naturaleza casi virgen y donde los pintores de El Puente realizarían innumerables retratos de sus modelos mientras estas se bañaban o corrían desnudas por las orillas del lago Dippelsdorf.

En Moritzburg retrató Kichner a Fränzi en 1910 en el cuadro que hoy visitamos.

A Moritzburg había acudido a mediados del mes de julio Kichner con su amada Coco y acompañados por Fränzi y seguramente por algunas de las modelos que posaban para él en el atelier de Dresde. Aquí, en Moritzburg, Max Pechstein, otro de los integrantes de El Puente se había montado como residencia de verano un caserón que había sido una antigua fábrica de cerveza, la Alte Brauerei, y en la que pasarían varias semanas de aquel verano Kichner y sus musas. 

Kichner pinta en este cuadro a Fränzi o Marcella sentada en un sofá verde dentro de la Alte Brauerei y con un llamativo maillot a rayas negras y amarillas, un maillot con el que también aparece vestida en el cuadro de Mach Pechstein titulado "El vestido de punto amarillo y negro". En el sofá, acurrucado, aparece un gato y al fondo, sobre la tarima también verde, podemos contemplar unas botellas, seguramente los testigos mudos de algún momento anterior "pasado" de copas. Fränzi, con sus brazos y piernas muy tostados por el sol debido a sus posados al aire libre, presenta una imagen indolente, con la mirada somnolienta y perdida en ningún sitio. Es la imagen de una niña cansada y tal vez, un poco abandonada. 

El cuadro atrae al espectador fuertemente, no tanto por su colorido sino por la figura de esa niña. Nuestra mirada ha cambiado con el tiempo. Hoy, admiramos la obra de estos pintores pero no podemos evitar un poso de preocupación al preguntarnos si todo fue correcto. 

Mach Pechstein realizó un cuadro casi idéntico al de Kichner, aunque tomado desde otro ángulo, titulado "El sofá verde" y en el que Fränzi aparece en la misma posición y vestida igual aunque sus ojos están ya cerrados, vencidos por el sueño. 

Desde mediados de 1911 y coincidiendo con la marcha de Kichner a Berlin y el cierre de su estudio en Dresde, no se vuelve a tener conocimiento de Fränzi. Ella y la otra musa y amante de Kichner, Doris Grosse (Coco), desaparecen de su vida siendo sustituidas por la que será hasta el final de su vida, su modelo amante y compañera, Erna Schlling

Este cuadro se puede contemplar en el Brüke-Museum de Berlin que lo adquirió hace tan solo siete años después de un largo periplo desde su ejecución, incluyendo la incautación en 1937 por el régimen nazi dentro de la campaña contra lo que ellos llamaron el "arte degenerado".

Puedes ver más imágenes de Fränzi en la obra de "Die Brücke" en este video.

12 comentarios:

  1. La historia es atrapante, puede ser un homenaje a tantos locos por el dibujo y la pintura que no han llegado a ser reconocidos, por cierto, el vídeo sale como privado, no creo que sea por mi perfil, muchos saludos amigos.

    ResponderEliminar
  2. El video ya lo puedes ver. Lo había puesto en privado pues quería corregir varios defectos pero creo que se va a quedar así. Siempre el tiempo.

    Por lo que veo ya has arreglado la "machine" y has reanudado tu blog que se había quedado en "silent movie"

    Gracias por tus visitas y comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Cómo hubiera disfrutado teniendote como profesor en la Facultad, esto es enseñar arte y no lo que nos incitaban a hacer para aprendernos las diapositivas, fijándonos en qué figura aparecía en el rincón derecho. En cambio con tu intrahistoria del cuadro, no se te olvida jamás.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado conocer más a Fränzi.
    Kirchnier es una de mis debilidades. Y Emil Nolde y Otto Muller.
    Recuerdo la primera exposición que vi del Expresionismo alemán, qué borrachera de colores y de sensaciones. Indescriptible!
    He disfrutado, como siempre, con tu entrada.

    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me precipité pero los defectos en el vídeo no se ven, todo lo contrario son efectistas, ya sabemos que eres casi perfecto, ah¡, espero que con los vídeos vaya saliendo tu extensa fonoteca, mi machine ha mejorado algo, saludos.

    ResponderEliminar
  6. Amiga Tracy. Te agradezco tus comentarios pero, pobre de mí, no me podría comparar, ni lo pretendo, con los que han dedicado su vida a la enseñanza. Lo mío ha sido la ingeniería aunque mi pasión oculta sea la pintura o más bien, el arte en general.

    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Comparto contigo esas debilidades. Yo también soy un forofo de los expresionistas alemanes. A finales del verano hicimos una escapada a Berlín y disfruté en el Emil Nolde Museum y en el Brücke Museum pero en cambio me quedé frustrado en mi visita a La Neue Nationalgalerie pues toda la colección de los expresionistas estaba desmontada por motivos de reorganización. Suele pasar.

    Gracias Tuconmigo por tus comentarios sabiendo que parten de alguien que ha vivido rodeada de artistas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias lamarée pero más bien yo me definiría como el perfecto imperfecto.

    No sé si es tu machine o es el "sistema" pero a veces las machines tiran fenómeno y otras van "que te cagas", con perdón de la expresión.

    Luego me doy un paseo por tu fonoteca que es bastante más culta que la mía. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. He leído algunas de tus entradas y me gusta tu modo de desentrañar las interioridades de estas obras de arte.
    Así que, con tu permiso, te sigo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Permiso concedido Victor Aranda.

    Gracias por tu visita y tus comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Bueno y didáctico blog. Preciosos cuadros. Te iré leyendo despacito, esto hay que tomárselo con calma. Me gusta!
    Saludos.

    ResponderEliminar