martes, 27 de noviembre de 2012

Apolo Palace - Francesc Domingo Segura




Francesc Domingo Segura (1893-1974) fue un pintor catalán nacido en Barcelona y fallecido en Sao Paulo (Brasil) ciudad a la que emigraría en el año 1951 tras un largo periodo de desorientación pictórica y personal a raíz de la Guerra Civil Española

Formado en la escuela de Francesc Galí se integra en la "Agrupación Courbet", un movimiento artístico fundado en Barcelona en 1918 con el objetivo de renovar el "noucentismo" siguiendo la doctrina del pintor francés Gustave Courbet. La Agrupación, impulsada por el ceramista y crítico de arte, Josep Llorens i Artigas y a la que llegaron a pertenecer pintores tan destacados como Picasso, Joan Miró y Olga Sacharoff se disolvió un año después, por lo que Francesc Domingo marcha a París y posteriormente a la Bretaña donde se acercará al cubismo debido a su admiración por Cezanne

De vuelta a España en 1931 se establece en su ciudad natal y su pintura, hasta el comienzo de la guerra civil, se inclina por un realismo social llegando a plasmar aspectos idealizados del mundo del espectáculo destinado a las clases proletarias o menos cercanas a la burguesía catalana. A este periodo pertenece el cuadro que hoy traemos a nuestro blog. 

Debo confesar que de Francesc Domingo no conocía nada de su vida ni de su obra a excepción de su cuadro "Los jugadores", cuadro que tuve la oportunidad de ver en una visita al MNAC hace ya algunos años, y que he descubierto este otro cuadro tan solo hace unos días a través del espacio dedicado en la revista El Cultural a la exposición organizada en Barcelona relativa a lo que supuso para la vida de esta ciudad durante el periodo de 1894 a 1939, la conocida avenida de El Paralelo

En El Paralelo (Avinguda del Paral·lel), la avenida que lleva en la ciudad de Barcelona desde las Atarazanas Reales hasta la Plaza de España, se fueron concentrando desde su nacimiento infinidad de teatros, cabarets, cafés-concert y music-hall, lugares que convertirían dicha avenida en una zona o área dedicada al ocio y el espectáculo destinado principalmente a una masa obrera o proletaria, una zona o barriada equiparable a las que nacieron en otras grandes ciudades como en el París o Berlín de entreguerras o en el propio Nueva York

En uno de estos "lugares" de El Paralelo dedicados al espectáculo nació el cuadro que hoy visitamos y que pintó Francesc Domingo perteneciente  a una serie cuya génesis explicaba un tal Enric F. Gual en un articulo publicado en la revista "Mirador" en agosto de 1933. 

Según Enric F. Gual, Francesc Domingo desde su regreso a Barcelona y después de su estancia en Francia, se había convertido en un asiduo visitante de El Paralelo y de sus principales locales como era en este caso, el Apolo Palace. En él nació la idea de pintar una serie de cuadros que reflejasen el ambiente del local, el tipo de actuaciones y sobre todo, dieran una imagen del mundo social que se congregaba todas las noches en torno a aquellas canzonetistas o cupletistas para admirar su arte y sus cuerpos.

Francesc Domingo le comentó la idea a su amigo y antiguo compañero de la "Fundación Courbet" Josep Llorens i Artigas el cual le animó a que emprendiese la labor de imnmediato por lo que Francesc se puso manos a la obra y comenzó un seguimiento continuo del espectáculo que se daba en el Apolo por aquellas fechas y que tenía como una de sus estrellas a una pícara canzonetista llamada "La Fontalba", una mujer que a Francesc le trasmitía la imagen perfecta para plasmar en su obra. 

Fueron muchos los apuntes y bocetos que fue tomando durante sucesivas veladas de "La Fontalba" así como otros en los que reflejar, en especial, el ambiente y la imagen de aquel público que abarrotaba normalmente el local. Una vez bocetados, coloreados estos y pensados mentalmente los futuros lienzos, fue cuando Domingo se decidió a dar el paso final encargando telas y bastidores y fue justo en ese mismo momento cuando la sala canceló el contrato con "La Fontalba" y esta desapareció del espectáculo llevando a Francesc Domingo al borde de la desesperación y provocando que este abandonase el proyecto iniciado.

Contaba Enric Gual en su artículo que enterado Josep Llorens de la frustración sufrida por su amigo y después de visitarle y admirarse con los inumerables bocetos que Domingo tenía en su estudio le animó a que no tirase aquel trabajo por la borda y consiguió que este volviese al Apolo una vez más. Afortunadamente, la inspiración volvió a ponerse al lado de Domingo en la persona de una nueva canzonetista que se había incorporado al espectáculo del Apolo, una tal Vera Frey, una vedette de cuerpo espectacular y que venía precedida por sus éxitos anteriores en salas como "Pompeia", "El Ba-Ta-Clan", "El Hollywood", "La buena sombra" o "El Royal Concert", todos ellos afamados "lugares" del Paralelo.

A esa Vera, a esa mujer a la que miran absortos todos esos proletarios asiduos a aquel local de la Barcelona de preguerra es a la que miró también Francesc Domingo desde ese rincón al otro lado del cuadro. Sus ojos fueron nuestros ojos y gracias a ellos hoy contemplamos nosotros también a Vera.

¿Que fué de ella? No sabemos. Seguiría seguramente actuando en el Apolo o en otro café-concert de El Paralelo hasta que la vida la retirase de aquellos escenarios. Alguien conocerá esta historia mejor que yo y a lo mejor nos la termina de contar. 

Francesc Domingo pintó una serie de cuadros todos ellos dentro de este lugar. Uno de los cuadros y que en un principio también se denominó "Apolo Palace", pintado al igual que este en 1933, muestra a Vera Frey de espaldas, actuando en la pasarela, rodeada como siempre de seres que la observan arrobados y entre los que aparece su gran amigo Josep Llorens acompañado de una tal Rosario Sanz

El cuadro que hoy hemos comentado, de propiedad particular, se puede contemplar estos días y hasta el 24 de febrero del 2013 en Barcelona en el Centre de Cultura Contemporánia de Barcelona (CCCB) en la exposición "El Paralelo, 1894-1939. Barcelona y el espectáculo de la modernidad".

Un poco más sobre la obra de este olvidado pintor catalán en este video.

18 comentarios:

  1. Muy buena elección, la expo tiene por subtítulo, creo, el comienzo de la modernidad y el cuadro se lo merece, sin abandonar el novecentismo llegar a esta crónica popular puede verse como una vanguardia, el otro día leí que las vanguardias elevan el rango de la belleza. Lo que veo casi imposible es continuar la historia de la verdadera Vera, el cuadro basta, es el esplendor efímero de una mujer en aquel lugar y en un tiempo donde confluyeron la verdadera historia en esta calle con sus edificios suburbanos, es irrepetible a pesar de los esfuerzos que se hacen en la actualidad, la ciudad es un organismo vivo, el tipo de inmigración también. No he visto la expo pero me consta que es muy detallista y que hay ganas de seguir pistas de los que participaban en estas varietés, igual tienes suerte. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una interesante historia. Por lo que cuentas este pintor sería el Toulouse-Lautrec catalán ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Eso que comentas de que las vanguardias elevan el rango de la belleza también lo he leído yo últimamente a raiz de recientes exposiciones del fotógrafo Man Ray al que algunos consideran un personaje fundamental en las vanguardias pero....no sé. Es una frase hecha. Estoy más de acuerdo con Humberto Eco cuando afirma que el arte de las vanguardias no plantea el problema de la belleza, se sobreentiende, sin duda, que las nuevas imágenes son artísticamente "bellas". Lo que se denomina la belleza de la provocación.

    Espero, tu que puedes, te acerques a la exposición y nos cuentes tu opinión. Yo no sé si tendré oportunidad de acercarme por Barcelona antes de que la clausuren.

    Bueno, ya sabes que me gusta este rollo de ¿que pasó...? o ¿quién fue...? así que, como en el título de la famosa pelicula de Bette Davis: "¿Que fué de Baby Jane?" me pregunto: ¿Que fue de Eva Frey?, lo cual, no quiere decir que espere encontrar la respuesta.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno Tracy. Yo no me atrevería a poner esa etiqueta al pintor Francesc Domingo, sobre todo porque no sé nada de su vida y hay muy poco escrito por no decir nada acerca de su vida. De lo que si estoy seguro es de que existió en ambos ese instinto especial para vivir e intentar reflejar con sus pinceles el mundo fantástico del espectáculo, del circo, de las vedettes, del cabaret, ...

    Creo que fue un buen pintor y tal vez lo habría sido mejor con mejores condiciones exteriores.

    Un abrazo y gracias por tus comentarios y visitas.

    ResponderEliminar
  5. Ha sido un descubrimiento su blog. Su último artículo sobre Domingo Segura, al que no conocía, me ha recordado -veo que no soy el único- a Toulouse Lautrec, que se inspiraba también en los locales de París, mientras se empapaba de absenta.
    Me ha gustado su blog, y tiene de bueno, que por su temática, las entradas antiguas son tan actuales como la última.
    También en la historia, al igual que dice usted ocurre con los cuadros al situarse a uno u otro lado, puede uno situarse con la imaginación en aquel tiempo o leerla desde el presente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. No conocía a este artista, ni había oído nada de él.
    He visto en el vídeo cuadros realmente buenos, magníficos. El que nos muestras hoy y alguno más del vídeo, me resultan de una cierta "tristeza social".
    La historia, como siempre, apasionante y muy bien contada.
    Mil gracias, amigo Presley

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches elpresley, la entrada impecable, como siempre.
    Tampoco yo conocía a este pintor, pero sabiendo que están sus cuadros por aquí hasta febrero cuelquier día de estos me acercaré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Interesante el tema de la pro-vocación y el rango de la belleza en el ámbito del espectáculo. Igual no todo son frases ya hechas. Me estoy acordando de Joan Brossa y su fascinación por el mundo del teatro y de otros provocadores buscando nuevos horizontes formales. En realidad todos buscamos formas nuevas, la belleza se le supone, para quién busca... Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  9. En primer lugar, dlt, te ruego me tutees pues soy viejo pero, de la familia.

    Me alegra tu llegada a este blog, máxime después de darme una vuelta por el tuyo y comprobar su alto nivel.

    Como tu dices, en el arte al igual que en la historia, hay cosas que podemos contar casi como fueron y otras que nunca sabremos que pasó pero de las que nos podemos inventar una historia siempre que esas historias sean curiosas y no ofendan a nadie.

    Bienvenido y un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Yo, túconmigo, tampoco conocía más que lo comentado de este artista. Es una pena que tanta gente tan buena nos haya pasado desapercibida.

    Estoy de acuerdo contigo en lo de la tristeza social del cuadro. Me da la impresión de que a estos espectáculos les faltaba un poco de glamour pero creo que eso debió ser un mal circunstancial en la Europa de entreguerras.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro madison de que la historia te haya gustado. Vuestra opinión es lo único que me hace sentar de vez en cuando a reescribir alguna de estas historias que casi todos conocéis.

    Espero que si vas a la exposición nos cuentes tu opinión. Yo, como le decía a lamarée no sé si podré verla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pues entonces lamarée me estás dando la razón en que todo lo nuevo se realiza sobre la idea de que lo nuevo es bello por ser nuevo, lo cual no quiere decir que lo nuevo eleve el rango de lo bello. Pienso que la búsqueda de la belleza es innata en el ser humano. Que luego la encontremos esa ya es otra cuestión.

    Gracias por tus visitas y tu compañía. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola elpresley,
    sensacional tu blog, tiene una mirada diferente. Es original, nunca habia visto uno asi, creado desde la vision de un entendido en obras de arte y que nos invita a pensar y analizar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¡Cuánto sabes, elpresley! Da gusto. Por cierto, tengo una pieza de Llorens i Artigas en la sala, me encanta. Alguien me dijo una vez que era muy simple, como criticándola, pero tiene una elegancia y unas proporciones perfectas para mi gusto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Gracias Carolina por tu comentario que me halaga al partir de la autora de un gran blog como es el tuyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Elvira. Digamos que de este pintor no conocía nada y que solo he contado lo que alguien contó alguna vez. Bueno en el fondo, el proceso de toda historia siempre lleva consigo sus etapas de transmisión.

    A la pieza del gran ceramista Llorens i Artigas quítale el polvo con mucho cuidado. El arte es lo único que, a día de hoy, continúa revaluándose.

    Gracias por tus cariñoso comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. vera frey murio ya anciana en su pueblo natal en la provincia de valencia

    ResponderEliminar
  18. Hola, elpresley, encantado de descubrir tu blog, y muy especialmente esta entrada sobre el genial Francesc Domingo, a quien tuve la inmensa alegría de conocer personalmente y visitarlo algunas veces en su luminoso atelier "paulista", poco tiempo antes de su muerte en el 74. Además del artista genial que era y un magistral profesor de "su arte", era igualmente una persona encantadora. Le gustaba contar historias de su Cataluña y de los famosos compañeros, especialmente de Miró, Picaso y el "cascarrabias" de su amigo Pablo Casals que nunca le contestaba las tarjetas que le enviaba, él tambien un exiliado de "paca la culona". Un cordial saludo.

    ResponderEliminar