lunes, 6 de febrero de 2012

La Gioconda del Prado - Anónimo



El mundo del arte anda revolucionado desde hace unas semanas después de un artículo aparecido en el "The Art Newspaper", periódico británico mensual dedicado al mundo del arte y en él que se afirmaba que "La Gioconda" de Leonardo da Vinci tenía una hermana gemela en el Museo del Prado.

Todo comenzó cuando Martín Bailey, colaborador habitual de dicho periódico, se coló físicamente en un congreso londinense de expertos en la pintura del Renacimiento que se celebraba simultáneamente con la exposición de la National Gallery denominada "Leonardo da Vinci: Painter at the Court of Milan" exposición que se clausuró ayer día 5 de febrero. En este congreso, la especialista y conservadora del Museo del Prado, Ana González Mozo, presentó una ponencia en la que se relataban los trabajos de limpieza a los que se había sometido el cuadro existente en el Museo del Prado conocido como "La Gioconda de Madrid" o "La Gioconda del Prado" y la evidencia, después de realizados esos trabajos de limpieza de que, ese cuadro, había salido del estudio de Leonardo da Vinci y era obra de alguno de sus discípulos que lo habrían pintado a la vez que su maestro ejecutaba su célebre "Mona Lisa".

Esta noticia, que el equipo directivo del Museo del Prado pensaba comunicar próximamente, fue pisada hábilmente por Martín Bailey - quién desdeña este botín - y a partir de ese momento, todas las conjeturas y posibles historias sobre la ejecución del cuadro están servidas.

Se ha hablado de una hermana de "La Gioconda" pero, más bien tendríamos que hablar de su hermanastra. Ambas serían hijas de la misma madre, La Pintura, pero engendradas por distinto padre, Leonardo da Vinci el de una y desconocido el de la otra.

Los sabios no han tardado en hacerse oír y las apuestas están en el aire.

Así, mientras los conservadores jefes de el Museo del Prado, Matías Díaz Padrón y Miguel Falomir, así como el conservador jefe en el Centre de Recherche et de Restauration des Musées de France, Bruno Mottin, estiman que el cuadro debió salir de las manos de algunos de sus dos discipulos florentinos, Andrea Salazi o Francesco MelziAlessandro Vezzosi, director del Museo Ideale Leonardo Da Vinci y el profesor Pietro Marani, considerado uno de los mayores expertos en la obra de Leonardo, sostienen que el cuadro fue pintado por uno de sus dos discipulos españoles, bien Fernando de Llanos o bien Fernando Yáñez de la Almedina descartando ellos a los dos florentinos por cuestión de fechas, edad y estilo.

Ya en catálogos antiguos del Museo del Prado y antes de que se eliminase el fondo negro que tapaba ese paisaje que se dice corresponde a La Toscana italiana, "La Gioconda del Prado" se atribuía a Hans Holbein "El joven" o a Fernando Yañez de la Almedina.

La verdad es que, cuando uno contempla el rostro de "Santa Catalina", obra de este último pintor, conservada en el Museo del Prado y que llegó a ser atribuida a Leonardo da Vinci o repara en el de las mujeres, casi clónicas, que pintó en varios de los doce grandes cuadros que adornan las puertas del retablo de la catedral de Valencia, le parece estar viendo el de la misma mujer, el de la que se ha denominado "La Gioconda" y que según afirman los sabios, correspondería a una tal Lisa Gherardini (Mona Lisa), la mujer de un comerciante llamado Francesco del Giocondo.

Dicen que durante este mes de febrero, el Museo del Prado nos la presentará en sociedad. Ella, que durante 500 años ha permanecido en el anonimato, se ha convertido en famosa de la noche a la mañana y dentro de unos días viajará a París, al Louvre, para pasar unos días con su hermanastra en la exposición "L'ultime chef-d'œuvre de Léonard de Vinci, la Sainte Anne" (29 marzo-25 junio). Allí, los afortunados podrán ver a las dos juntas por el precio de una. De una entrada.

También dicen que esta "Gioconda" no es una obra maestra, ni se puede comparar con la del genio florentino pero, a mí me gusta. Es como ver a Lisa Gherardini rejuvenecida, con diez años menos, sin esa ictericia provocada por los oxidados barnices y con sus cejas todavía algo pobladas. No sé. La encuentro más guapa, más arreglada, mejor peinada y además - eso es lo mejor - sigue dibujándose en sus labios esa sonrisa enigmática que siempre nos hechizó.

Bienvenida de nuevo.

30 comentarios:

  1. Como siempre sabes interesarnos.

    Muy documentado tu billete.

    Me gusta muchísimo Santa catalina de Fdez de la Almedina, justamente ayer me acerqué otra vez a verla.

    Deseando ver a Mona Lisa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Merci Elpresley pour l'info!
    J'en parle également sur mon blog et compte me rendre au Louvre en mars pour voir cette jumelle espagnole de la Joconde!
    Est-ce que tu l'as vu au Prado?
    Je te souhaite une agréable semaine

    ResponderEliminar
  3. Creo, como ya te he comentado en tu blog, que fuiste pionera el año pasado al traernos a La Gioconda del Prado, todavía con su fondo negro y cuando no conocíamos (los profanos) el proceso de restauración al que estaba siendo sometida.

    Fue una entrada muy documentada y un recordatorio de que en España teníamos una magnífica copia del cuadro de Leonardo.

    Saludos y mis deseos de que veas pronto a esta rejuvenecida Gioconda.

    ResponderEliminar
  4. Kenza, creo que La Gioconda restaurada todavía no ha sido expuesta en el Prado. Los primeros en verla creo que van a ser los visitantes del Louvre en esa exposición de marzo.

    Antes de ser restaurada, colgó en diversas ocasiones de las paredes del Prado pero yo nunca tuve la ocasión de verla. Espero que la podamos visitar pronto.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  5. Elpresley, había leído algo acerca de este cuadro pero tu documentada y excelente publicación supera lo poco que sabía.
    Es una pintura excelente, como dices. Más joven y, personalmente, creo que con unos ojos diferentes. Pareciese que el ojo izquierdo enfoca más hacia la derecha que la Mona Lisa del Louvre.
    Estoy de acuerdo contigo: su sonrisa sigue siendo tan encantadora.
    Mis felicitaciones por este magnífico artículo.

    Un fuerte abrazo, Elpresley

    ResponderEliminar
  6. También había leído algo de la aparición de la hermanastra, o de la clon de la famosa. Intuyo que seguirá la leyenda incrementada por esta noticia. Incluso con la publicada hipótesis de un modelo masculino, que me parece mucho mas verosímil. Creo que solo estamos al principio de la verdadera historia, y espero que seas tú quien la cuente. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Leí ayer un artículo de Javier Sierra en el que especulaba sobre la autoría de la nueva estrella de El Prado. A tenor de la descripción que del original hace Vasari, insinúa que el de Madrid podría ser el original ya que Vasari se asombra del detalle con el que se han pintado las cejas, sus pelos, cómo salen de los poros de la piel,etc... y dado que la francesa ni tiene cejas ni parece que se espera que le crezcan, pues que igual tenemos en Madrid la original de Leonardo.

    ¿De novela, verdad?

    ResponderEliminar
  8. Antonio, gracias por tu visita y tus comentarios que siempre son de agradecer. Creo que con la publicidad que se le está dado a este tema debes saber casi lo mismo que yo.

    La verdad es que lo que dices de los ojos de esta Gioconda es verdad pero, también se ha dicho que La Gioconda tenía los ojos de distinto color y que además bizqueaba así que no sé.

    Gracias por tu visita. Un cariñoso saludo para tí y para Maria Luisa.

    ResponderEliminar
  9. Te juro Lamarderemuée que me encantaría llegar a conocer la historia de verdad y poderla contar aunque eso creo que, hasta la Reencarnación de todos, no lo sabremos nunca.

    Yo, la hipótesis del modelo masculino no la conozco a excepción de la teoría que aseguraba que Leonardo se había autorretratado en la Gioconda en plan Photoshop, teoría que quedaría ahora arruinada si se demuestra que ambas Giocondas fueron pintadas a la vez, como se indicó en la ponencia emitida por los representantes del Prado.

    Evidentemente, tenemos a la vista nuevas historias y seguramente nuevos libros o películas.

    Un saludo amiga.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué interesante, el presley! A ver si los expertos se ponen de acuerdo más adelante, después de estudios más pormenorizados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Azukarillo, no he leido el artículo de Javier Sierra (voy a ver si lo cazo) pero si había leído algo sobre esta hipótesis.

    Este tema, aunque se pudiera demostrar algo así que creo que es imposible, pasaría como con el tema de Colón, que los italianos, en el último momento, siempre encontraban en sus archivos algún documento desconocido que demostraba la procedencia genovesa del descubridor.

    Los franceses - con todos mis respetos - no creo que permitiesen que se pudiera ni plantear una hipótesis semejante, sobre todo, por la imagen publicitaria que su Gioconda trasmite al Louvre y consecuentemente a su París.

    Esperaremos a que este informe se complete y a ver que nos dicen los sabios.

    Un saludo, Javier.

    ResponderEliminar
  12. Si Elvira, si que es interesante el tema y nos dará para hablar un poco más.

    Al parecer, todavía se esta pendiente de la publicación de la reflectografía infrarroja a la que se ha sometido la copia del Prado que, según dicen los expertos, permitirá revelar particularidades escondidas bajo las capas de pintura.

    Gracias por tu visita. Un abrazo Elvira.

    ResponderEliminar
  13. Pensaba que la teoría del modelo masculino era de dominio público, me ha sorprendido que siguieras hablando de la mujer de, no sé donde pero he visto estudios comparativos de un chico, con nombre y apellidos, y de la famosa y no parecía nada descabellado, al contrario todo lo que nunca he entendido de esta figura se me esclareció. Espero, si no alucino, que en estos momentos vuelva a aparecer o que desaparezca para siempre...el culpable, y espero que los posibles litigios de paternidad de cara a la proyección futura no enmascaren la verdad, cuando sea.

    ResponderEliminar
  14. Mira Lamarderemuée, En el tema del hombre modelo podríamos estar hablando del que se dice que fue su amante, el pintor Andrea Salazi, uno de los pintores florentinos a los que se atribuye la paternidad de la Gioconda del Prado. Por algún sitio he leído que un investigador italiano dijo en su día que este discípulo "El Salai" posó para él durante la ejecución del cuadro de la Gioconda pero.. ?

    Me pondré a empollar nuevamente un poco todo este tema, tan rodeado de historias y adivinos. Gracias por tus comentarios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Me dejas con unas ganas tremendas de volver a visitar el Prado, y de viajar a París y entrar de nuevo en el Louvre!

    ResponderEliminar
  16. Pue nada moonlight. Espérate unos días a que pase el frío porque creo que en París está cayendo una buena "rasca" y en cuanto pase: maleta, un low-cost y al Louvre, si tus obligaciones no te lo impiden. Yo también me iba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. En primer lugar, creo que yo debería apuntarme como la tercera hermanastra.

    Me parece un descubrimiento apasionante. Yo lo que había leído es que se atribuye a un alumno de su taller que la pintó al mismo tiempo que el maestro. Tu texto está mucho más documentado y, sin poder llegar a afirmaciones rotundas, da muchas pistas.
    Si bien, como dices, se puede observar ese asomo de sonrisa, es incuestionable que la mirada no tiene nada que ver con la original (o genuina). Y también me pregunto cómo se vería la Gioconda de Leonardo si se le hiciese una buena limpieza.

    He recordado que de niña y siendo muy, muy joven visitaba con cierta regularidad el Museo del Prado y era muy frecuente ver en la salas, trabajando, a los que se llamaban “copistas”, un noble y complicado oficio. Los había realmente buenos. Algunos eran estudiantes de bellas artes, otros simplemente aficionados, y los había que copiaban cuadros por encargo. Estaban tanto tiempo seguido en las salas ejecutando su trabajo que algunos eran bien conocidos por el público del museo. Esos recuerdos me ha traído tu entrada, amigo Presley.
    Muchas gracias y muchos besos.
    Gracias, también, por tus comentarios en mi blog. Ando muy liada y apenas tengo tiempo de responderos como os merecéis.

    ResponderEliminar
  18. El cuadro resulta luminoso y fresco, pero ¿se han fijado en su mirada? Es demasiado directa y franca; además está en armonía con la boca, que dibuja un gesto tan corriente como el de cualquier vecina. No hay misterio.

    ResponderEliminar
  19. Es imposible que sea de Yañez de la Almedina. No hay cuadros de Yañez en el Prado que sean a la vez de la Colección Real. La incorporación de las pinturas de Yañez es prácticamente de principios de siglo XX y muy posterior al inventario hecho en el Alcázar.
    En cuanto a su calidad, yo la considero exquisita y totalmente acorde con las maneras de la pintura florentina contemporánea, mucho más que la Gioconda del Louvre con esa oscuridad más propia de la escuela veneciana ( tiziano o tintoretto) que de la florentina. Es por eso quizás por lo que es considerada la de Louvre...

    ResponderEliminar
  20. Por otro lado me extraña que publiciten a la dama del armiño o la belle ferroniere como pinturas autógrafas de Leonardo cuando en ellas no hay ni rastro de "sfumatto" y en cambio con la Gioconda del Prado no sean tan "audaces"...
    Incluso en La virgen de las rocas es difícil percibir el efecto de "sfumatto" al menos de una forma tan evidente a como aparece en la Gioconda del Louvre.
    Quiero decir. ¿ Pudo ser la del Prado una versión anterior? pues en el asunto de atribuciones y desatrobuciones no parecen tenerlo muy claro los expertos...

    ResponderEliminar
  21. Tienes razón, tuconmigo o monalisa. Deberías apuntarte como la tercera hermanastra, la hermanastra poeta pero, primero tienes que conseguir que te pinten aunque, sabiendo como tu me comentaste que tienes en tu familia gente de este mundo de la pintura, lo tienes más fácil.

    La verdad es que si los sabios no se ponen de acuerdo como lo vamos a hacer los que solo miramos la belleza de la pintura o la historia que esta encierra. Dejaremos que nos cuenten algo y nos lo creeremos.

    Me alegro de haber sido un poco proustiano aunque sea de rebote. Me alegro también de que estés liada. Esa es una buena señal en los tiempos que corren de inmovilidad obligatoria.

    Un beso también para tí y gracias por tus visitas.

    ResponderEliminar
  22. Bueno Ricardo, también hay vecinas misteriosas. Algunas hasta dan miedo. Yo, en cualquier caso, preferiría subir en el ascensor de mi casa a altas horas de la madrugada con la "fresca" del Prado antes que con la ictérica sin cejas que me sonrie..... misteriosamente.

    En fin, yo te entiendo. Un saludo y bienvenido a este blog. En el fondo, debemos ser casi parientes aunque, yo hace ya mucho tiempo que tiré los zapatos de gamuza azul.

    ResponderEliminar
  23. Pardiñas, con tu afirmación das por sentado que no puede ser de Yañez de la Almedina porque nunca ha figurado en el inventario del Prado como un original de este pintor, lo cual, es una pescadilla que se muerde la cola. El caso es que este cuadro ya estaba referenciado en el inventario de las Colecciones Reales realizado en 1.666. ¿De quién era? ¿Quién, lo trajo? . Pues a lo mejor llegó allí desde Valencia adonde a lo mejor lo llevó Yañez. No lo sabemos.

    Yo estoy de acuerdo contigo en que la factura del cuadro es exquisita y que los seguidores de los discípulos florentinos la rechazan por esa ausencia del "sfumatto" cuando hace unos años no se puso esa pega al aceptar la autoría de la "Dama del armiño"

    También circula ya por los medios esa hipótesis de que sea la primera versión, pero, como le comentaba el otro día a Azukarillo, no creo que nos den mucha cancha.

    Gracias por tu documentada visita que nos aporta nuevos apuntes a esta siempre curiosa historia. Saludos

    ResponderEliminar
  24. elpresley, Gracias también a ti,
    A lo que me refiero,aclarando los comentarios anteriores, es que no había relación entre Yañez de la Almedina y los reyes de la casa de Austria, no había encargos ni embajadas, como en el caso de Velázquez. Yañez no llegó a trabajar para la casa real, tenía otros clientes como el cabildo de la catedral de Valencia, por eso los cuadros de Yañez que hay en el Prado no son de la colección real y por eso la Gioconda de Prado no puede ser de Yañez.

    ResponderEliminar
  25. dear friend.. your blog is perfect.. I'll follow your blog,with interest.. --best regards--

    ResponderEliminar
  26. Más que una hermana parece una hija de la señora del Louvre o bien podría ser aquella después de unos días en manos de un cirujano plástico y un asesor de imagen. No tengo ningún argumento para saber quién es el autor que, quién sea que fuere, era un gran artista. Reconozco que a la Gioconda, como ya la conocemos, y nos la han introducido como un "top ten" pictórico, la veo ciertamente misteriosa ya no por la maldita ictericia sinó por el cutis, en general oscuro, y la mirada de quién tiene secretos inconfesables. Las bocas son muy parecidas pero la de Madrid desprende, en conjunto, una inocencia que no tiene la parisina.
    Había oído hablar de esta maravilla y agradezco mucho la estupenda presentación que has hecho, marca de la casa Presley.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Bueno Gloria, yo tampoco tengo muchas más bases que las que nos indican los expertos. Estaremos expectantes a ver que nos cuentan. Gracias por tus cariñosos comentarios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Me hace mucha ilusión que tengamos otra Gioconda, aunque sea solo su hermanastra. Otro aliciente más para visitar una vez más el Prado. Con lo que a mi me gustan las historias de intriga, esta tiene todos los ingredientes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Bueno Lembranza. Aunque tarde, te puedo contestar a tu comentario diciéndote que hasta el 13 de marzo te puedes dar una vuelta por El Prado a ver esta Gioconda según ha informado hoy el propio Museo.

    A juzgar por el informe técnico tenemos intriga para rato. Un abrazo.

    ResponderEliminar