viernes, 14 de diciembre de 2012

L’Aven au Bois d’amour (Le Talisman) - Paul Sérusier




No se puede hablar de los "Nabis", el grupo pictórico nacido en Paris a finales del siglo XIX sin contar la pequeña historia - bastante conocida seguramente por muchos - de este, también pequeño, cuadro que hoy traemos a nuestro blog. 

Cuentan los biógrafos e historiadores que en el verano de 1888, Paul Serusier (1864,-1927), un joven estudiante de Bellas Artes en la famosa "Academie Julian" de París, decide marchar a Pont-Aven, localidad de la Bretaña francesa, para pasar unas semanas en contacto con todos los pintores que se reúnen en ese pueblo desde hace ya más de dos décadas huyendo de los calores de la capital, y atraído principalmente por las noticias de la escuela que allí han creado los pintores Paul Gauguin y Emile Bernard, una escuela caracterizada por una ruptura con los cánones academicistas y el uso libre del color, así como, por una búsqueda cada vez más sencilla en la forma de expresar lo que ven con una temática que se mueve entre el impresionismo y el simbolismo.

En Pont-Aven, Paul Serusier toma contacto con Gauguin que está ya a punto ese verano de abandonar este lugar para marchar hacia Arlés en busca de la paz que ya no encuentra en Pont-Aven debido a la numerosa presencia de pintores que allí se concentran y que hacen que esta localidad ya no sea el agradable lugar que Gauguin había descubierto en su primera visita en 1886.

La relación de Serusier durante ese verano con Gauguin y Bernard se hace muy intensa a nivel personal y sobre todo pictórica. Allí descubre Serusier en las sesiones de pintura al aire libre, el "cloisonnisme" un estilo iniciado ya por ambos pintores en el verano de 1886 y caracterizado por la disposición de superficies planas llenas de colores vivos y puros, en una forma parecida a la de los vitrales de colores así como por la influencia de la estampa japonesa consistente en la representación de grandes espacios monocromos limitados por un reborde oscuro que acentúa las pinceladas de colores vivos. 

Será en una de estas sesiones a "plein air" realizadas a las afueras de Pont-Aven, en un bosque de hayas conocido como el "Bois d’Amour" (el bosque del amor) y a orillas del río Aven donde, mientras Emile Bernard retrata a su hermana Madeleine, conocida como la "musa mística de Pont-Aven", Gauguin entregará una pequeña plancha de madera a Serusier para que este pinte en ella un detalle del paisaje que les rodea. 

Según relataría Serusier a sus amigos de la "Academie Julian" a su regreso a París, el propio Gauguin le fue indicando como debía pintar aquel cuadro: "¿Cómo ve Ud esos árboles. Son amarillos, en este caso use el amarillo. Esta sombra resulta más bien azul; píntela de azul marino puro. ¿Estas hojas son rojas? Póngalas en color bermellón" 

El resultado fue el cuadro que hoy contemplamos. Una pequeña tablilla de tan solo 21 centímetros de ancho y 27 de alto en la que a primera vista el espectador no distingue las formas de la composición y solo visualiza una serie de manchas de color que salpican la madera pero en la que, cuando se observa con atención, aparece ante nuestros ojos ese río que llena casi todo el cuadro y en cuyas aguas se reflejan el antiguo molino azul y esos árboles amarillos que provocan una auténtica explosión de color. El cuadro cumple los consejos que el propio Gauguin le daba a su amigo y pintor Emile Schuffenecker ese mismo verano: "No copies demasiado a la naturaleza, el arte es una abstracción, extráelo de la naturaleza, meditando ante ella y pensando más en la creación que en el resultado.....". La obra es un preludio del arte abstracto del que Wassily Kandinsky será pionero dos decenios después.

A su regreso a París, Paul Serusier enseña el cuadro a sus amigos y estos quedan asombrados ante esta obra decidiendo adoptar en su estilo las pautas seguidas en la misma y a la que denominarán "El talismán". De esa reunión celebrada en la "Academie Julian" surgirá el grupo de los "Nabis", un término derivado de la palabra hebrea "nebiim", que significa "profeta", y adoptado en honor de Serusier al que consideran el profeta del arte. El grupo quedaría formdo en un principio por el propio Serusier, Pierre Bonnard, Henri-Gabriel Ibels, René Piot, Paul RansonEdouard Vuillard y Maurice Denis, el alma espiritual y teórica del grupo, grupo al que se añadirían más adelante otros pintores. El propio Maurice Denis reflejaría en su manifiesto publicado en 1890 en la revista "Art et Critique" el sentimiento del grupo: "Se rappeler qu’un tableau, avant d’être un cheval de bataille, une femme nue ou une quelconque anecdote, est essentiellement une surface plane recouverte de couleurs en un certain ordre assemblées" (Recordar que un cuadro, antes de ser un caballo de batalla, una mujer desnuda o cualquier otra anécdota, es esencialmente una superficie plana recubierta de colores mezclados con un cierto orden). 

Hay una pequeña curiosidad sobre este cuadro comentada al parecer por el propio Serusier a sus amigos y de la que se hacen eco prestigiosos historiadores como es el caso de la académica y especialista en arte francés de finales del siglo XIX, la inglesa Belinda Thomson y es la relativa al apunte acerca de "El talismán" en el que se dice que fue pintado sobre la tapa de una caja de puros. Sobre esta anécdota el Museé d’Orsay, lugar donde puede contemplarse este cuadro, no indica nada al respecto en la ficha del mismo, ficha en la que si consta que en la trasera del cuadro figura la fecha de 1888 y la anotación de que este cuadro fue pintado por Paul Serusier siguiendo las indicaciones de Paul Gauguin.

Puedes ver algo más sobre la obra de Paul Serusier en este video.

21 comentarios:

  1. No le he visto muchos cuadros que me hayan gustado de Paul Serusier, este lo veo bonito de color, pero me han gustado tus explicaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno. A mí la verdad es que la etapa que más me gusta de Serusier es su etapa Nabi, luego le dió por el misticismo y por una pintura más espiritual que me resulta más remilgada. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Buen dia elpresley,
    es un bonito cuadro y es cierto: en un primer golpe de vista no se aprecia exactamente que estamos viendo, luego vemos el rio y lo que se refleja en el. Es muy lindo, estaba naciendo el arte abstracto, ese estilo por el que Gauguin fue tan incomprendido y combatido.
    Ahora, que ya estamos con un pie en Navidad, decirte que te envio un abrazo y mis mejores deseos de paz y felicidad para estas fechas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te resultó interesante la entrada. Realmente es difícil apreciar a primera vista la imagen que Serusier nos trasmitió.

      Mis mejores deseos también para ti de que pases estas próximas fiestas con salud, paz y mucho arte.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Desde luego el colorido de este cuadro, te dbe la moral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los que vamos siendo añosos el color, como tu dices, nos sube la moral. Hay que vestirse de rojo y pensar en azul. O al revés. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Gracias por presentarme tu blog; francamente bueno.

    Saludos.

    Moon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar por aquí. Es todo un honor. Te espero para la próxima.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  5. Yo lo descubrí no hace mucho. Muy bien explicado, como siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo que colgaste este cuadro en tu blog hace más o menos un año y comentamos que Wikipedia dice que el cuadro se pintó en una caja de cerillas con lo que no estábamos muy de acuerdo. Bueno, tu eres la maestra en esto del arte y los alumnos como yo siempre aprendemos cosas gracias a tu blog.

      Un cariñoso abrazo también para ti.

      Eliminar
  6. Me ha gustado el "pintado a la manera de", es un reconocimiento de que no somos ni el principio ni el fin de todas las cosas por mucho que se empeñen algunos, a la manera de es un magnífico slogan para actuar. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno. Se estima que algunas de las pinturas de Altamira o Lascaux pueden tener unos 30.000 años de antigüedad así que esos son los años que llevamos pintando "a la manera de". Está todo inventado y todo por inventar.

      Saludos amiga mareada.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Me alegro de que te haya parecido bueno.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Con lo que me gusta que me expliquen cosillas de los cuadros, cada vez que veo las entradas que cuelgas, me quedo asombrado. La cantidad de historias que hay al otro lado del cuadro.
    Un fuerte abrazo y que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá supiéramos un poco de las muchas historias que encierran los cuadros.

      Un abrazo y buena semana también para ti.

      Eliminar
  9. Os quadros falam do que o coração sente...
    Já ouvi diversas vezes esta frase, será verdade?
    Só sei que eu amei tudo o que vi!
    Mil vezes PARABÉNS!
    Muito grata pela sua presença em meu mundo de fantasias.
    Um lindo e santo natal!
    Um beijo
    Ivany

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que los cuadros hablen. Tal vez hay que saber escucharlos.

      Me alegro que te gustase lo que has visto. Espero verte por aquí a menudo.

      Mis mejores deseos para que pases unas días de paz con los tuyos y gracias a ti por tu visita.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Es muy interesante tu blog, Presley. Con tu permiso, lo enlazo. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa cuando quieras pues será un honor tenerte como visitante.

      Gracias por tu comentario y tu visita.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  11. J'adore Paul Serusier qui a tellement
    bien représenté la Bretagne. Je profite
    de ce message pour te souhaiter une
    excellente année 2013 . Pour toi et tous
    ceux qui t'entourent. Merci de nous
    présenter les peintres d'une manière aussi
    intéressante. Avec mon amitié. ELZA

    ResponderEliminar