domingo, 23 de octubre de 2011

Blue umbrella nº 2 - Alex Katz



El año pasado, con motivo de una visita a la ciudad de Viena allá por el mes de junio, coincidí con la exposición que se celebraba en el Museo Albertina sobre una muestra de la obra gráfica de Alex Katz (New York, 1927) y recuerdo que la profusa propaganda de la exposición colocada en las banderolas situadas por numerosas partes de la ciudad, se inscribía sobre la reproducción del cuadro que hoy visitamos por lo que no puedo evitar asociar aquel viaje a Viena con el rostro de esa mujer de mirada melancólica refugiándose de la lluvia bajo un paraguas azul como si del anuncio de una película de los años cincuenta o sesenta se tratase.

En realidad, algo de anuncio de película tenían los cuadros que Alex Katz pintaba entre los años 60 y principio de los 80, periodo al que corresponde este cuadro. La reciente aportación de la técnica del cinemascope y las grandes pantallas sobre las que se proyectaban las imágenes hacen que Alex Katz comience a fabricar unos lienzos cada vez más grandes en los que la dimensión horizontal dominará en exceso a la vertical. Los temas también estarán influenciados por el mundo del cine y por sus primeros planos. La actriz favorita que él pintará constantemente en todo tipo de papeles será su modelo, musa y también esposa, Ada del Moro

A Ada del Moro, una eminente oncóloga del Sloan-Kettering de Nueva York, la conoció Alex Katz en 1957 casándose con ella un año después. Desde entonces y hasta la fecha, Alex ha retratado ininterrumpidamente a su mujer en el papel de bailarina, nadadora o como modelo icónico de la elegancia y el glamour. Se estima que Ada aparece en más de trescientos lienzos aunque el propio Alex reconocía desconocer el número aproximado de los retratos hechos a Ada. De ella escribió el crítico Irving Sandler: "Ada es mujer, esposa, madre, musa, modelo, presentadora sociable, mito, icono, y la diosa de Nueva York." 

En el cuadro que hoy traemos, Ada aparece con un paraguas azul en una imagen que algunos han querido identificar con un fotograma de la pelicula de Fellini "La Dolce Vita" tal vez, por aquello de que tanto este director como Antonioni, Godard o Fassbinder eran  considerados por Alex Katz como sus directores de cine preferidos.

La imagen es un primer plano totalmente cinematográfico y bien podría ser cierto que su inspiración provenga de "La Dolce Vita" pero nada nos puede impedir pensar en "Breakfast at Tiffany’s" o en  "Les Parapluies de Cherbourg".

Ada, a través de su imagen, nos acerca a todas aquellas estrellas del maravilloso mundo del cine y podemos ver reflejadas en ella a Joan Crawford, Jeanne Moreau, Catherine Deneuve, Audrey Hepburn, Anita Ekberg o tantas otras con las que disfrutamos y a las que amamos en silencio. Aquí, el cine se convierte en pintura y la pintura nos lleva al cine. Una maravillosa simbiosis de dos artes y que nos devuelve a aquellos tiempos en que las carteleras de los cines eran unas auténticas obras de arte que colgaban gigantescas de las fachadas de los mismos como artístico reclamo para el espectador.

Este cuadro pintado en 1972 pertenece a una colección privada en Nueva York.

Si desea ver un video con una muestra de la obra de Alex Kaz pulse aquí.

15 comentarios:

  1. Creo que este hermoso cuadro está en la portada de un libro de Elvira Lindo o tal vez de su marido, Muñoa Molina. Retuve la imagen de Katz que ahora nos traes.
    Un lujo de blog para los aficionados legos como yo.

    ResponderEliminar
  2. Gloria:

    Desconocía lo de la portada del libro.

    Lo de aficionada lega no me lo creo y menos después de leer esa magnífica entrada que hiciste en tu blog relativa a Adele Bloch-Bauer y su retrato por Klimt.

    Muchas gracias por tus comentarios.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. He mirado el cuadro antes de leer tu texto y me ha llamdo a atención lo plano que es. Posiblemente en formato grande ause una sensación muy distinta. Después me ha clarificado mucho leer lo que dices y la comparación con los enormes carteles de cine. Es verdad que se asemeja mucho en el estilo.
    Tus textos siempre clarifican mucho. Y lo de la musa, mujer, esposa... Es una maravilla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Impresionante la historia que cuentas de esta mujer con nombre muy atípico, con apariencia de mediterránea y en un decorado casi extraído del Japón, con sus contrastes entre las floraciones primaverales de la vestimenta y el paraguas protector del blanco de la nieve, muy matizado todo por unas lineas muy planas casi de tinta. Me recuerda a Anouk Aimée.

    ResponderEliminar
  5. Me ha cautivado el cuadro y tu entrada,la expresión de los ojos de la moldelo,su mujer,segun cuentas no deja indiferente.No conocia a Alex Katz.Gracias por mostrarnoslo.

    ResponderEliminar
  6. Bonjour El Presley,
    Je te remercie de ta visite et de ton gentil commentaire, j'irai bien à Padoue également pour une visite de cette exposition...
    J'aime beaucoup votre blog, je reviendrai un soir pour faire plus ample connaissance...
    Je te souhaite la bienvenue dans mon petit salon de thé au jasmin et une très belle semaine!
    Amicalement

    ResponderEliminar
  7. Tuconmigo:

    Bueno, sí es plana su pintura pero piensa que este pintor es uno de los precursores del pop art. Es ese estilo, plano como tu dices, el que vemos en Marcel Duchamp, Man Ray, Richard Hamilton y algo más tarde en Warhol o Roy Lichtenstein por citar unos ejemplos.

    Lamarderemuée:

    Creo que la ascendencia de Ada es italiana. Con relación a lo que dices de su decorado japonés yo solo veo un cierto aire a las Ukiyo-e o estampas japonesas pero estas también influenciaron a los impresionistas. Creo que es Anouk Aimée la que interpreta en "La Dolce Vita" la escena de la lluvia que empieza a caer torrencialmente sobre los enfermos que esperan ver aparecer a la Virgen. Hay quién dice que Alex Katz se inspiró en algún fotograma de ese pasaje.

    Anónimo:

    Me alegra ser tu descubridor de Alex Katz. Es un gran y prolífico pintor. El año pasado expuso en Madrid.

    Kenza:

    Pues menuda suerte. Quién pudiera. Ya nos contarás que tal la exposición de Padua.

    Gracias a los cuatro por vuestras visitas y vuestros comentarios. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Qué interesante, me gustan sus cuadros y siempre los he mierado con interes, pero ha sido leerte y verlos de otra forma.
    Yo estuve en ese museo hace dos años por navidad, es impresionante, recuerdo unas salas donde proyectaban alguna pelicula sobre nazismo. Me encantó visitarlo
    Un abrazo Presley

    ResponderEliminar
  9. Vaya¡ Casi acerté¡¡¡ Un día me dedicaré a ver tu blog entero, no sé si has hablado de Fortuny hijo...

    ResponderEliminar
  10. La mirada, la pañoleta, la boca: no deja indiferente esta imagen ni aunque tenga uno prisa.

    Con algo de tiempo, sin embargo, lo que cautiva es la gotita que cae de la varilla metálica del paraguas en la zona superior derecha. ¿Estaré hoy melancólico que veo en ella una lágrima del autor? ("Il pleure dans mon coeur comme il pleut sur la ville").

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Madison:

    A mi también es un museo que me parece maravilloso así como el enclave en el que está situado, la plaza Albertina, enfrente de la Ópera, del hotel y el café Sacher,... la tarta Sacher.. ¡uuhmmm!

    Lamarderemuée:

    No, de los Fortuny no he puesto nada todavía, lo más cercano a la familia es de Raimundo de Madrazo, su tío, del que si tengo un post.

    E.C.Pedro:

    Tienes razón. No había reparado en la gota. Creo que sí, que estás algo meláncolico.

    Un cordial saludo a los tres.

    ResponderEliminar
  12. Buena combinación, glamour y nostalgia, la que plasma este pintor. Cuánta belleza desborda el cuadro.
    Me gustan mucho tus descripciones.
    Desde el otro lado, pero también desde dentro.

    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
  13. Ah, pues me gusta muchísimo. Buscaré más cuadros de este artista.

    ¡Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Alex; Ros y Elvira:

    Gracias por vuestras visitas y comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar