viernes, 6 de mayo de 2011

Portrait of Henri Matisse - Olga Meerson


En 1908 Matisse vivía en en el Boulevard des Invalides en París. Allí se montó una academia de pintura, la Academia Matise, una escuela sin ánimo de lucro destinada a instruir a jóvenes artistas y donde el pintor impartió clases a numerosos alumnos, uno de los cuales fue Olga Meerson.

Olga Meerson era una joven pintora nacida en Rusia que, atraída por la fama de Matisse y del movimiento fauvista había llegado de Munich, ciudad en la que había estado estudiando con Wassily Kandinsky y donde se había relacionado con todo el grupo de pintores y poetas que comandaba el escritor Thomas Mann y con cuya familia llegaría a tener una gran relación.

Durante tres años, de 1908  a 1911, Olga Meerson recibió las magistrales lecciones de Matisse y posó también para él en numerosos cuadros, dibujos y esculturas desconociéndose si entre ellos llegó a haber algo más que una fuerte relación alumna-profesor aunque, la gran estudiosa de la vida de Matisse, la escritora británica Hilary Spurling, ganadora del Premio Whitbread el año 2006 por su biografía sobre Matisse, estima que su relación no debió rebasar ciertos límites aunque si se sabe que Olga estuvo fuertemente atraida por Matisse e intentó iniciar una relación estable con él.

Matisse, todavía sentimentalmente muy unido a su mujer Amelie, la situación le fue creando un grave conflicto dados los celos que empezaron a manifestarse en esta última y las presiones cada vez más persistentes por parte de Olga por lo que la pidió que se apartase de su vida.

Olga regresó a Munich en 1911 donde se casaría más adelante con un cuñado de Thomas Mann. Como dato curioso y significativo de la amistad que había entre Olga y el escritor, existe una carta entre la correspondencia que en vida recibió Thomas Mann dirigida por Olga desde París en la que le indica el nombre que puede darle al joven protagonista de su novela escrita en 1912 "Muerte en Venecia" llamándolo "Adgiu" nombre que Mann convertiría luego en "Tadzio".

Olga Meerson, de origen judío, se suicidó en Berlin en 1933 coincidendo con la llegada del nazismo al poder y fruto de una gran depresión producida por su carrera frustrada como pintora.

Es muy poca la producción pictórica conocida o catalogada de Olga Meerson a excepción de algunas pocas obras entre las que figuran un autorretrato suyo pintado en 1911 y el lienzo que hoy vemos y en el que retrató a Matisse con uno de sus habituales "pijamas de trabajo", tumbado sobre una cama cubierta con una colorida colcha y leyendo apaciblemente un libro.

Este cuadro es propiedad de la familia de Olga Meerson y una reproducción del mismo adorna la cubierta del libro de Hilary Spurling sobre la vida de Matisse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada