martes, 16 de noviembre de 2010

Bar aux Folies-Bergère - Edouard Manet


Suzon se quedó por unos momentos pensativa. Edouard había tomado unos breves apuntes y quería que posase para él, mañana en su estudio. Ella no era una modelo profesional, era una camarera del Folies- Bergére pero había aceptado la petición de aquel pintor medio inválido que aparecía por allí de cuando en cuando.

A veces, se sentía una camarera irreal en un mundo fantástico. Un mundo lleno de espejos que devolvían imágenes que no existían. Pero eso, a ella, no le importaba demasiado. Ella veía la realidad, no lo que los demás veían reflejado en aquellos espejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada