lunes, 29 de noviembre de 2010

Después de Piero della Francesca – Fernando Botero


Botero me ha devuelto la felicidad - habría pensado Federico de Montefeltro - después de ver su retrato tomado de la imagen que su rostro proyectaba en el espejo. Así visto, parece que el lado derecho de mi cara es tan bello como el izquierdo.

El pobre duque no habría sabido nunca que Botero, seguramente, lo único que había hecho era llevar a la pintura las teorías del psicoanalista Jacques Lacan. La "fase del espejo" en la que nos constituimos cada uno de nosotros es, ante todo, una estrategia de repeticiones, en la que duplicamos la realidad en nuestro interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada