viernes, 3 de diciembre de 2010

Edward Hopper en el Faro de Long Island - Eduardo Úrculo


El hombre del rostro desconocido se sintió Hopper en su periplo por Nueva York y también quiso pintar algún "lighthouse" como los que pintaba Edward pero no colocó bien el sillin. Hopper le habría indicado que él siempre pintaba sus faros vistos desde abajo. Monumentales. Con un cierto simbolismo fálico. Pero Hopper era mucho Hopper.

Pintado en 1987.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada