sábado, 11 de diciembre de 2010

Soledad - Paul Delvaux


A Paul Delvaux le encantaban los trenes y las estaciones. Los prodigó en muchos de sus cuadros.

Dicen que era un hombre solitario y esa soledad la trasmite en ellos. En esas estaciones siempre falta un beso o un adiós, un abrazo, una lágrima o un pañuelo. Solo existe la soledad de alguna mujer que no parece que espere a nadie pero tampoco parece que vaya a ninguna parte. La luna, en este caso, ilumina la escena como si fuera de día.

Este cuadro pintado en 1955 pertenece a los Fondos de la Colección del Estado Belga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada