domingo, 12 de diciembre de 2010

The Ironworkers Noontime - Thomas Anshutz


El calor de las coladas de hierro y acero terminaba quemando la piel de los herreros que trabajaban en aquellas siderúrgicas. Las redes ferroviarias se iban extendiendo por todos los estados cruzándolos de punta a punta y los pedidos de raíles, locomotoras y vagones desbordaban la capacidad de fabricación. Estaban en la "era del raíl". Había trabajo pero este era duro, tan duro como el acero que producían esas fábricas. La parada del mediodía enfriaba los músculos de aquellos hombres pero sus mentes no conseguían refrescarse nunca.

Esta obra pintada en 1880 se conserva en el De Young Museum, San Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada